miércoles, 16 de enero de 2008

La viejita.

A veces creo que esa viejita es la reencarnación de una amante despechada. Viene a la noche a acosar a otros que sí pudieron encontrar el amor. Viene a hacerles la vida imposible.
Se la pasa de mesa en mesa, vendiendo florcitas. Insistiendo. Porque la viejita, si logra una venta, es debido a su inhumana capacidad de insistir. No acepta negativas. Permanece, encorvada, con esa sonrisa que se detiene en algún punto entre la maldad y la hijaputez. Quietita, quietita se queda. –¿Una flor para la señorita?- propone, en ese tono de fingida bondad- ¿No…? ¿Una flor?- presiona- ¿Por qué no le compra una florcita, caballero? ¿La señorita no se merece una flor? Dos pesitos. Está dos pesitos nomás. ¿No gastaría dos pesitos en ella…?- desliza, siempre con esa sonrisa que despierta el odio entre los hombres.
Porque no exagero. Un odio interminable y mudo se despereza entre los hombres al verla venir. Contemplan su asesinato, un asesinato lento y cruel, mientras niegan una y otra y otra y otra vez con la cabeza. Algunos ceden, sí. Pero otros, la mayoría, perduran en su rechazo por una cuestión de principios. Creen que quedarán mal en caso de aceptar después de haber negado tantas veces. Creen que sus mujeres opinarán que compraron la flor para evitar la incomodidad y no por deseo de obsequiarles algo bonito. Y que esa flor que le están dando es nada menos que la encarnación de su falta de caballerosidad, de masculinidad. Que ellas sentirán que no le están dando una flor sino, en cambio, sus testículos aún sangrantes.
A veces creo que la viejita trabaja con el Diablo. Recorre las mesas insistiendo hasta el hartazgo. Perdura hasta que un hombre, desesperado, se diga que está dispuesto a dar lo que sea con tal que ella se vaya. Y entonces aparece el Diablo, con un contrato sospechosamente espontáneo pero completo en el cual se detalla que la viejita desaparece a cambio del alma del desgraciado en cuestión.
A veces creo que la viejita es nada menos que el Diablo en persona. El Diablo que recorre las mesas de los bares, como los revolucionarios franceses de antaño. Y que con esa fachada de la viejita que vende flores predica con sutileza la crueldad del mundo donde una flor se compra, y donde las parejas deben esperar hasta el desalmado horario de las cuatro de la mañana para entregarse al deseo y luego al sueño.
A veces creo que la viejita es simplemente una viejita malparida. Pero cuando pasa por el mostrador, por la dudas, busco no cruzar la mirada con ella. La dejo que siga de largo hasta las mesas para que haga lo que sea que hace acá, ya sea vender flores o predicar la miseria de Dios, ya sea ganarse unos pesitos o advertir que incluso en un abrazo en verano puede habitar el silencio y el frío.

104 comentarios:

Brida dijo...

el silencio y el frio...muy bien Donato.
Pobre viejita, me da un poco de lastima, pero si imagino su mirada profunda y oscura.
Seguramente sea una amante despechada.
Secuelas del amor, vio?

Donato dijo...

Para mí es el Diablo. Siempre lo sentí así cuando estuve en esa situación y no dejaba de insistir para que le compre esa maldita flor.
El Diablo tiene una encarnación igual, les advierto, en la Plaza Dorrego en San Telmo.

::: c o s m o n a u t a f l o ::: dijo...

Gran galería de personajes para fotografiar. Gracias por la visita.
Saludos

Wonder woman dijo...

Hay un dicho que dice que "no se entrega lo que no se pide".
Tal vez es la reencarnación de un amante despechado, cansado y resentido de pedir limosnas de amor, migajas de pasión y atisbos de lujuria en la mujer, esa maldita, que fue al mismo tiempo el amor de su vida y su verdugo.
Me encantó, como siempre Donato.

katza dijo...

Tengo puesto en San Telmo los domingos.Vendo antiguedades.Decime quien es, aunque hay muchos diablos ahi.Hay puesteros que han sido represores, y nopuedo señalarlos porque no tengo pruebas.Pero hay mucha sangre ahi.
Y si, yo tengo a una vieja que viene siempre a mi casa y me obliga a comprarle Amodil.Hace cuatro añlos.Vivo endeudada con ella.Cuando escucho su timbre, único, me sube un odio mezclado con fastidio.
salud, excelente como siempre.

La Maga dijo...

El texto me provoco diversos sentimientos y estoy un poco confundida.De todos modos quiero contarte lo que senti:
-triteza,porque no puedo evitar en ciertas cosas recordar nuestra realidad social y termino compadeciendo a la viejita.
-risa,y si,me parecio que ese personaje que se acerca lentamente,que el hombre cuando lo veo lo mira dos o tres veces de reojo y empieza a temblar(SI,NO DIGAN QUE NO,MUCHOS TIEMBLAN)provoca una situacion incomoda y al final uno se termina riendo de las maneras de zafar de ese demonio impertinente que se aparece en lo mejor de la charla...BESOS

Anónimo dijo...

mmmm, pobre viejita...es cierto q a veces se tornan insoportables, yo salia con un chico q cada vez q veía a alguien vendiendo flores se las arreglaba para esquivarlo/a (xq tb hay hombres q las venden), a mi me daba lo mismo xq nunca vi a nadie vendiendo margaritas, ahí si q no se la perdono...
y hay una señora en mi pueblo (ciudad en realidad, pero para mi es un pueblito), la recuerdo vendiendo rosas desde la primera vez q sali a la noche, y hacen ya 8 años! está en todos lados, bares, boliches, plazas, tiene el don de la omnipresencia! todavía la veo cuando vuelvo, me da ternura, parece no envejecer, no creo q sea el diablo, ni q se relacionen en modo alguno, no lo creo, no.
Muy buen post. Beso.
Vale

Smarty Pants dijo...

yo creo que la mayoría cede...

ya sea comprando flores o soltando unos pesitos.


Saludos!

joAco dijo...

lo bueno de ser un cerdo cínico y que tus parejan lo sepan...

la sonrisa de negación es perenne en mi rostro.

John Nick dijo...

Es una pobre viejita endiablada o un pequeño angel envuelto en la miseria de un cuerpo inutil?

guadis! dijo...

Complicada la viejita... Gracias por pasar por el blog! Saludos!!

Jack dijo...

Vieja de merrr....
Siempre hacen eso...las detesto...

adivinador dijo...

No es un diablo, es una mujer la vieja.

Y sabe ( està segura ) que la mayorìa de las mujeres mueren por una flor. Ellas no lo diràn, pero quieren que el tipo se gaste los dos pesos. Y el tipo no los gasta porque no entiende nada, lo preocupan otras cosas.

Pero sì. Creo que habria que sacarla a patadas a la vieja. Se aprovecha de nuestra ignorancia.

Analía dijo...

lei varios de tus post. Sos muy obervador!!!! y las historias están bien escritas. Felicitaciones por el blog.

Berrysand dijo...

la verdad esas viejitas y los niñitos que te dan esas horripilantes tarjetas cursis en cualquier lado...los odio.
A la viejita como decís por despechada...y a los niños por sus padres -malditos haraganes que mandan a pedir a sus hijos-...

sí se que quizás el mundo me odie por este comment, pero bueno, hoy no intento agradar a nadie.

Como siempre un placer...y se hace costumbre el llegar los días pautados en busca de más!

besos!

Paloma dijo...

el abanico de personajes que encontrás en una ciudad te permite SERIAS hipótesis delirantes sobre el verdadero ser de cada uno. agrego la mía, entonces: para mí que es la reencarnación de la bruja de blancanieves que como vio que la de la manzana estaba quemada, se jugó con las flores. advertiles a los clientes que cedan y compren, que bajo ningún concepto mastiquen los pétalos. quién te dice algún juego erótico auxiliado con las flores más allá de las cuatro de la mañana termine en un coma que sólo romperá un beso de verdadero amor. y andá faltando eso de verdadero amor en esta era. así que es un peligro.
"...predica con sutileza la crueldad del mundo donde una flor se compra, y donde las parejas deben esperar hasta el desalmado horario de las cuatro de la mañana para entregarse al deseo y luego al sueño." muy bueno eso.
Beso!

Stella dijo...

No es el diablo, es una vieja bien viva!!!

ajajaja

Te salió dolinistico este relato! Ta bueno!!

flavia dijo...

intuyendo en su cuerpo al diablo, ¿no te has puesto a pensar que él mismo busca estar ahí, envidiando lo que sea que van a buscar esas parejas?...

yo no sé si el diablo sabe de esos placeres, tal vez los inventó, pero ¿los conoce?...

besos!!!

Germán Ulrich dijo...

Brillante es este relato!
No creo que sea el Diablo, el Diablo es la más bella... La viejita debe andar por la jerarquía de subsecretaria de algún ministerio del Averno, digo yo... no sé...

Cecilia Fernandez dijo...

Y" entonces aparece el Diablo, con un contrato sospechosamente espontáneo pero completo en el cual se detalla que la viejita desaparece a cambio del alma del desgraciado en cuestión."

Sin palabras... que querés que te diga che.... el post de hoy fue orgásmico... así nomás te lo digo...

Sam dijo...

Increíblemente notable el blog. Uno de los más originales que he visto últimamente. Estaré atentamente esperando más historias.
Y básicamente eso.
- Sam

P.D:Gracias por haberse pegado una vueltita Don Donato.

Miss Betty dijo...

Me da una mezcla de que hija de puta hinchapelotas y una lástima terrible.

Me gustan sus historias, sepalo.

Chechu del viejo San Telmo dijo...

Vaya uno a saber a cambio de que vendio su alma al diablo y tiene que andar haciendo de hostigadora, la pobre vieja...
Saludos!

Melisa Carina dijo...

no coincido con la frase de uno de los firmantes TODAS LAS MUJERES MUEREN POR UNA FLOR. (solo si son fresias, las demas me parecen de entierro) me gusta sentir el aroma a flores frescas, pero en un jardin llenas de rocio y de vida. no muertas, superficiales en un jarron, solo para mi satisfaccion. No le encuentro diversion en estos casos. Hablando de las viejas que te venden flores, recuerdo una vez que estaba en un boliche que alguna vez solia concurrir bastante que habia una seniora ( maldita notebook que no tiene enie!) de unos 50 anios diria yo, se acerca con rosas rojas. yo me encontraba bailando con un muchacho, del cual no me atraia ni un poco, baile con el porque era amigo de un amigo y estaba en el grupo y buen, me dio un poco de lastima. Resulta que este chico se gasto 5 pesos en una rosa roja. UNA SOLA. y me la regalo, a cambio de no se, quiza un beso. Le dije gracias, le di un beso en la mejilla y me fui.
Me senti muy histerica, pero no le iba a dar un beso si no me gustaba no? xD

todo esto por la historia de la rosa no... a que iba...
AH! si. si te gusta el flaco. y mucho, te IMPORTA POCO si te regala o no te regala una rosa, es más, prefiero un bonobon.


me explaye mucho ?
xD
y paul mccartney es el mejor.He dicho.

Melisa Carina dijo...

no coincido con la frase de uno de los firmantes TODAS LAS MUJERES MUEREN POR UNA FLOR. (solo si son fresias, las demas me parecen de entierro) me gusta sentir el aroma a flores frescas, pero en un jardin llenas de rocio y de vida. no muertas, superficiales en un jarron, solo para mi satisfaccion. No le encuentro diversion en estos casos. Hablando de las viejas que te venden flores, recuerdo una vez que estaba en un boliche que alguna vez solia concurrir bastante que habia una seniora ( maldita notebook que no tiene enie!) de unos 50 anios diria yo, se acerca con rosas rojas. yo me encontraba bailando con un muchacho, del cual no me atraia ni un poco, baile con el porque era amigo de un amigo y estaba en el grupo y buen, me dio un poco de lastima. Resulta que este chico se gasto 5 pesos en una rosa roja. UNA SOLA. y me la regalo, a cambio de no se, quiza un beso. Le dije gracias, le di un beso en la mejilla y me fui.
Me senti muy histerica, pero no le iba a dar un beso si no me gustaba no? xD

todo esto por la historia de la rosa no... a que iba...
AH! si. si te gusta el flaco. y mucho, te IMPORTA POCO si te regala o no te regala una rosa, es más, prefiero un bonobon.


me explaye mucho ?
xD
y paul mccartney es el mejor.He dicho.

Natu dijo...

Vas a traumar a unos cuantos con este post!Cada vez que cruzen a una vieja vendiendo flores van a recordar esto Donato!!!Lo hiciste a propósito no?!Ahora menos que le compran!!jajaja
muy buen relato!Besos

Lu dijo...

Hola Donato! Gracias por entrar a mi blog! Qué lindo que escribis! El relato de la viejita me encantó! Luego leeré los otros. Música en tus palabras. Eso me sugieren. Un beso.

Serena dijo...

Bueno este es el segundo blog que visito, soy bastante nueva en esto.
Esa señora parece dar escalofrios, yo por las dudas, compraria la flor.

Naimad dijo...

Donato: che, te pasaste hermano. Siempre tus historias tiene "gancho", pero esta vez sin nombrar una teta, un culo, una mina buena o un tipo fulero...
Tengo esa manía yo también de endilgarle a la gente ese tipo de cosas... como que venden humo, que si se ven buenitos es porque sólo esperan el momento de atacar. Después de un vino se me pasa y, obvio, son todos buena gente.
Abrazo

Max dijo...

Me encanto el post, coincido con Stella "muy Dolinistico"

Sobre todo me gusto la frase "Que ellas sentirán que no le están dando una flor sino, en cambio, sus testículos aún sangrantes."

creo que describe lo que uno siente uno cuado tiene que ceder frente a su pareja.

Muy bueno, cada dia me gusta mas tu estilo para escribir

Wilfredo Rosas dijo...

....ridículamente pareja la encuesta.

Raul Ezequiel dijo...

Muy buen post...

He sufrido demasiadas viejas, como tambien asi niños en Lavalle...

Gracias por pasar por mi blog...

Un abrazo...

yamilmatias dijo...

jajaja

muy fuera de lo comun?

es raro pero es verdad... a veces logro avivarme cuando vienen y se las compro de una porque se que es lo que viene... en fin trato de sacarmela de encima, y la mejor forma es esa comprando y teniendo la plata preparada, y depaso cañaso, quedo bien. igual soy de los que regalan flores... asi que... no piensan que la compro para sacarmela de encima.

saludos donato...


YAMIL

Mentalmente estúpida dijo...

Bue, es simplemente una vieja que necesita dinero. El hambre la ciega e insiste una y otra vez para comprarse un sandwich al menos.
Pero creo que debería cambiar esa palabra "caballero" porque caballeros no hay.

Cuando estoy con un hombre, una viejita le dice que debe ser caballero tratando de venderle una rosa y me cago de la risa.

Es inevitable.

Lady Vag (abunda) dijo...

Donato: los pernoctes a partir de las 04 son solamente los sábados!! el finde consta de viernes-sab y domingo! :P
Una vez aclarado esto, voy a leer el post =)

Janis but not Joplin dijo...

Sí, a mí tampoco me gustan esas actitudes,disfrazada tras la máscara de viejita de pseudo bondad,es decir,no por ser viejita es buena,
Además imponerse poniendo en aprietos al caballero,yo si fuera la mujer de testigo de una situación así no me ofendería si el señor en cuestión no compra la flor.

Lady Vag (abunda) dijo...

ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh las florcitas....insoportable..yo la veo venir a la viejita o a los niñito y automativcamente lo miro yo y le digo: no gracias.
una vez a una señora que insistía en una primera cita con un muchacho, al ver que él se ponía tenso, la miré, le sonreí y le dije: señora, no me gustan las flores. muchas gracias.

:D

Mujer con piernas dijo...

Si fuera el diable hace tiempo que hubiera conseguido salir de la miseria, aunque fuera robando carteras, sería rica ya. Vale que no te guste su insistencia pero la verdad es que provoca más compasión que otra cosa.
saludos

Calíope dijo...

ES el diablo. Ninguna duda de ello, tentando con pequeños y ya moribundos frutos de naturaleza que simbolizan masculinidad, caballerosidad, interés, etc.

Me leí unos cuantos posts y me gustó mucho lo que leí... pero mucho mucho mucho.

Gracias por pasarse por mi blog

Besos

Rockero Hi Fi dijo...

Conozco a la de San Telmo y la odio. Uno siempre se pregunta si no quedará como un pijotero por no comprar la flor, pero es mejor no comprar nada. Eso es seguro.

Ely dijo...

es solo una pobre mujer anciana y fea que trata de ganarse la vida... la muestra de la desigualdad social, de la miseria en que viven muchas personas... no es el diablo, es un reflejo de nosotros mismos.

El Doc 9 dijo...

Excelente relato. flor de cosas veraz; Apuntalas todas. Abrazo de gol; te Apuntare porque es my piola lo que escribis

Anónimo dijo...

Ely, el Diablo acaso no es un reflejo de nosotros mismos?

CARLOTA dijo...

La curiosidad me hizo clickear en el link "DONATO", presuponiendo (ahora sé que erróneamente) que me iba a encontrar con un blog más, de esos que cuentan desventuras amorosas, o enumeran canciones romanticonas. Sin embargo, ese click que rozaba la desidia en los primeros instantes, se convirtió en un grato momento de lectura, y finalmente en una perfecta inversión de tiempo muerto de oficina.
Caeré en la misma mediocridad que vos mismo te autorecriminaste, agregando este excelente blog a mis favoritos.
Saludos Carlovingios!

Celes dijo...

Un amigo mío le compró una flor a una viejita que insistía para que le comprara, estando él con una chica.
Tanto insistió la mujer, que se la compró... La flor no se la dió en toda la noche a la chica, hasta que en un momento ella le dijo: No me vas a dar la flor?
A lo que mi amigo le respondió: No se la compré para vos, la compré para mi hermanita

La chica quedó pensando en mi amigo jajaja
Le pegó al ego

Saludos!

Celes dijo...

Un amigo mío le compró una flor a una viejita que insistía para que le comprara, estando él con una chica.
Tanto insistió la mujer, que se la compró... La flor no se la dió en toda la noche a la chica, hasta que en un momento ella le dijo: No me vas a dar la flor?
A lo que mi amigo le respondió: No se la compré para vos, la compré para mi hermanita

La chica quedó pensando en mi amigo jajaja
Le pegó al ego

Saludos!

La Incondicional dijo...

Tal parece que muchas veces en la vida asustan más "el silencio y el frío" que la molesta e insistente viejita ayudante del Diablo, o hasta el Diablo mismo. Gracias por pasarse por mi blog.

Donato dijo...

¡Está sorpresivamente empatada la encuesta!

Anónimo dijo...

Mmm... es realmente molesta una persona como esa vieja... sobre todo si estas a solas con alguien q te gusta demaciado, pero no tiente lo mismo por tí... y menos va a tener intenciones de comprarte una florcita

quizas, majaderamente, la viejita sollo se gana la vida con sus flores

saludos!!

Nori dijo...

Maravilloso Donato, qué quieres que te diga ;).

Gracias por la inyección de ánimo, en serio... estar lejos de casa no es fácil...

besitos!

Lucía Foos dijo...

Pero qué blog tan alegremente concurrido!... Lleno de colores y bloggeros. Hago mi humilde aporte, Donato, entonces...

Su comentario me trajo hasta acá y estuve un rato largo paseando por todo el blog. ¿Sabe qué me produjo?

Le cuento un secreto: hay un probervio chino que cuenta que una vez, un poeta se sentía solo, separado del mundo en el que vivía (quizá como tus enmascarados darkis). Entonces escribió un poema sobre un pastor enamorado, que pasaba largos días lejos de su amada. Sin embargo, él siempre la llevaba consigo, por atesorar el recuerdo de ella sentada frente al espejo, cepillándose el cabello. Al leerlo, el poeta entonces se dio cuenta de que ese pastor y su amada eran sus contemporáneos.

Lo leo a usted y lo siento un contemporáneo, Donato.

Un gusto conocerlo, nos estaremos leyendo.


PD: Piriápolis se pone cada día más linda, con los laureles en flor y los atardeceres violetas.

humo dijo...

En España, quienes venden capullos de rosa por los bares son bellas chinitas de larga melena, cuerpo lánguido y sonrisa de muertadehambre, y parecen no entender ni una sola palabra de español, en especial los adverbios de negación.
Tanto es así que las mujeres hemos aprendido a mirarlas directamente a los ojos y mover la cabeza de un lado a otro, al menos durante diez segundos; sólo así se largan.
Dígaselo a sus parroquianas: seguro que la viejita no resiste tanto tiempo los ojos de una mujer decidida a que su hombre no sea humillado.

Geoffrey Firmin dijo...

Las viejitas tienden a demonizarse. Sobre todo con flores.

irene dijo...

Yo también la odiaría, y eso que soy bastante sensiblona. No me gustaría que nadie me regalase flores presionado por ninguna viejecita. Sería más bonito que recogiera en el campo un ramillete de flores silvestres, soy así de romántica ¡qué le voya a hacer!.
A veces puede confundirse qué hay detrás de algo o alguien, si Dios o el Diablo, aunque, para ser sincera, no creo demasiado en ellos.
Saludos, un placer.

Donato dijo...

No tiene nada que ver con el post ni con los comentarios pero me lo pasaron y quería compartirlo.
Saludos.

Tres ratas entran a un bar, una de ellas pide un whisky, se lo manda de un trago, estampa el vaso en la barra, mira a las otras ratas y dice:
-Cuando encuentro una trampa para ratas, salto encima del gatillo, agarro con los dientes al alambre que viene bajando lo muerdo 20 veces para afilarme la dentadura, lo rompo y me como el queso...
La segunda rata la mira, pide un vodka, se lo embucha de un saque, rompe el vaso en un rincón y dice:
-Cuando encuentro veneno para ratas, me lo llevo a casa, lo meto en el microondas, hago pochoclo y lo como mirando tele y tomando cerveza....
Acto seguido, ambas ratas se dan vuelta y miran a la tercera.
Esta pide un vaso de vino tinto de la casa, toma un sorbito, le da una pitada al pucho que cuelga de un costado de su boquita, mira a las otras dos, toma otro sorbito, deja el vaso y dice:
-Perdonen, pero hoy no tengo tiempo de contarles pelotudeces......tengo que ir a casa a culearme al gato.

SUSANA dijo...

Donato...Es la vejez finalmente lo que nos impresiona.

Si acaso reemplazamos la insistente y pesadísima viejita por una bella chica (que seguro no tiene que apelar a la insistencia para vender)serían otras las reacciones y comentarios.

La viejita se gana la vida vendiendo flores que pocos compran y alguna vez descubrió que su insistencia, le eleva los ingresos.
Es parte de su lucha por sobrevivir.Poco importa que la miren mal, no la miren o la desprecien...finalmente ella logra ganarse la vida, al final de su vida.

La vejez amigo, y sobre todo el tipo de vejez triste como el de la vendedora de flores, nos espanta.

Sólo por un momento detengámonos a pensar qué hay detrás de sus ojos, cuántas historias, dolor y seguramente abandono. Y cuánta determinación en esa actitud de seguir peleando por un espacio en este mundo.

Yo lo sigo Donato, aunque se ponga viejito.
Un abrazote.

Vero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Malamadre dijo...

Donato:
Yo conozco a una vieja igual a la de tu narración, esta pide monedas en la vereda del Citibank, siempre, siempre, llueva, haga frio, haga calor...ella está ahi, con su mirada ladina, escudriñadora... -señora!señora! me das una mopnedita señora! resuena en mi cabeza ante su recuerdo. Algo malo hay en ellas.
Malamadre

Naimad dijo...

Donato: tan groro el chiste como el blog. Ahi se ve

luli dijo...

Ya se que no soy la primera en decirlo, pero... muy Alejandro Dolina. Me encanto, me tentaste a seguir leyendo tu blog. Saludos!

pecesplanos dijo...

Donato,te lo habrán dicho mil veces, pero la escritura es definitivamente lo tuyo.Excelente, sinceramente excelente.Continuaré leyendo tu blog

gen71 dijo...

Sos un gran observador. Muy buen blog, no me voy a cansar de repetirlo.
Te agregué a mis recomendados en mi blog Maldito Seas.

http://gen71malditoseas.blogspot.com/

Saludos!

Morkelik dijo...

la conozco, es el diablo.

Clarita dijo...

Te acabo de agregar a mis recomendados del blog... lo descubri hoy y me colgue mal, bien nene bien! Nos leemos, clara.
htpp://lavidaenfucsia.blogspot.com

Hernan dijo...

Yo tambien te agrego

Hernan

melastome.blogspot.com

Zombie proletario dijo...

Matala. Ahí vas a averiguar si era el diablo o solo una vieja hinchapelotas.
El último párrafo es sublime, pura inspiración.
Saludos

Jean Paul dijo...

Te felicito, no se como tanta gente lee tu blog.
A mi me tiran cuatro comentarios y me excito.
Che, ¿pensaste en escribir una novela? Yo te aseguro que la leería.
Muy bueno.
El otro día Bruno me dijo que lo teníamos en el posto, pero yo con la ciencia y la tecnología me llevo como macrimen con la justicia e igualdad.

Ana Ortiz dijo...

Este relato me hizo acordar de un cuentro de los hnos hnos. Grinn: Los pelos del diablo.
Una viejita era la abuela del diablo q terminaba engañándolo a él.
Lo disfrute mucho.

Pescáu dijo...

Muchas viejas son el diablo: la que pincha las pelotas que caen en su patio, la que le cuenta nuestra vieja que nos vio fumando en la plaza, la profesora de historia y geografía, María Estela Juárez, algunas enfermeras y la viejita que vende flores.
Pero también muchas minas son el diablo, o tienen al diablo en el escote.

Sophie dijo...

Hola Donato!

Desde ya agradezco las constantes visitas y comentarios que hacés en mi blog. Y de paso te cuento que ya te agregué en mis links favoritos ;-)

Respecto al tema encuesta:
Guauuuu!! no pensé que estaría tan empatado el tema!!. Mucho despechado o desilusionado dando vuelta me parece.

Respecto al post:
Impecable tu redacción, tu descripción. Cuando me suceden cosas así y hostigan a la persona que está conmigo, intervengo diciendo: "gracias señora pero no quiero que él me compre nada" y listo.

Vaya a saber uno si es diablo en cuerpo de viejita o un ángel tratando de evaluar los buenos modales y la fortaleza de los espíritus.

Besos

i miei disegni dijo...

Qué buen blog!

Un gusto leerte y que hayas pasado por el mío.

Me pregunto qué pasaría si alguien le regalara una flor a la viejita misma... ¿le pondría fin a su tortura?
Si la muy desgraciada la volviera a vender, entonces sí, sin dudas, o trabaja para o es el diablo en persona!

Saludos y hasta el domingo.

morella dijo...

es una pobre vieja nada mas, medio hija de puta, pero solo una viejita.

SEISITO dijo...

HOLA, LAS VIEJITAS MIENTRAS MAS VIEJAS PEOR, HAY QUE VIVIR CON ELLAS PARA SABER EL CALVARIO PERO, TENEMOS QUE DEVOLVER LA MANO ES NUESTRA OBLIGACION..... TU VIEJITA, SABRA DIOS,PERO DE QUE HAY VIEJITAS DIABLAS LAS HAY. ASI QUE CUIDADOOOO JAJAJA UN BESO. ANTONIA

Anónimo dijo...

Hay gente que parece que se enoja con lo de la viejita. Que lo hace por el dinero o que es una viejita solamente. Que es el contexto económico y que se yo. ¿No pueden ampliar un poco la mirada y ver lo mismo desde otro punto de vista? ¿Tanto les ofende la poesía? O si no frecuentan una poesía que responda a los valores políticamente correctos se indignan?

Donato dijo...

Anónimo, no sé si estás tratando de generar esas típicas polémicas de comentarios o no. Me da un poco la impresión que estás tirando leña a un fuego inexistente.
No sentí que alguien se indignara.
Pasa, sí, a veces. Que alguien proponga una mirada desde otro lugar y otro se indigne. Como le pasó Piazzola.
Ahora, sin falsas modestias, no creo que estoy proponiendo nada nuevo. Y creo que nadie se indignó ni nada por el estilo. Hubo un par de comentarios de gente diciendo que estaba tratando de ganarse la vida, pobrecita, sí. Pero no más.
En fin.
Yo, cuando viene hacia mí, sigo sin mirarla a los ojos. Me da miedito.

Anónimo dijo...

Muy bien Donato, esa es la actitud!!!

amartel dijo...

viejita chota del orto!
la odio!!
yo me la cruzo siempre en san telmo!

Víctor M. Ganso dijo...

donato, espero que la viejita se haya largado ya, voy a estar por aquí un tiempo con tu permiso, para recaudar donativos para la Fundación Contra La Poetosis Compulsiva, la cual como sabes
Presido, un abrazo.

Víctor M. Ganso.

marcelo dijo...

muy bueno el relato, yo por las dudas no le compro nada a esa vieja y como vos decis agacho la cabeza para no cruzar la mirada.

Novia de América dijo...

Por eso las más lindas flores son las que te cortan para vos minutos antes de verte. Cuando todavía tienen la savia mojada, el olor profundo, y los pétalos abiertos.

"¿Robo para la corona cuando robo para una reina?", me dijo una vez el endulzador de oídos con un ramito de jazmines del país en la mano.

Ya lo nombré dos veces en menos de 10 minutos.

Novia de América dijo...

Quizás sea necesaria una tercera.

anonima dijo...

esta lleno de "viejitas" en BsAs. Me hace acordar a los "limpiaparabrisas" que no te dejan en paz hasta que les dejas que te limpien el vidrio o les das una moneda.

Un saludo!

Jok€r dijo...

me encanto tu texto que dificil esa situacion no? creo que trabaja para alguien mas, lo peor es que lo que menos juega ahi es la flor... un beso nos leemos

Sand dijo...

Me encanta cómo describes a todos... La viejita... en españa se podría convertir en chinitos vendiendo rosas en los bares... una "losa para la Dlama" jaja.. Son tan cansinosssss


Saluditos

Juan Pablo C dijo...

La viejita es un elemento de una tropa de hijoputas que plagan una cuidad... Me recordó al alegre payasito que se comporta de manera muy similar. Yo hijos no tengo pero una que otra vez recorrí el centro cordobes con un sobrino. A 50 metros puede notársele la alegria y el entusiasmo con el que se acerca, y entre saltos y notables sonrisas, dá forma a un globo para convertirlo en un perrito o algún animalito que llama la atencion de un niño. Automáticamente cuando termina, lo entrega al crio, y sin dejar reaccionar al mayor, cambia su sonrisa por una expresión presionadora, dura; "son dó pesó", dice, y se queda esperando, sabiendo que no es posible una negativa.

El payasito de la peatonal y la viejita estudiaron en la misma escuela.

Muy bueno el blog.

Alan dijo...

Muy bueno el relato, y también la forma de describir a la viejita y su actividad. Lo leí hasta el final, me reí y me interesó, cosa que poquísimas veces me pasa con los relatos escritos en blogs. Voy a seguir leyendo, porque parece que me gusta tu estilo.

neurotransmisores dijo...

La viejita se gana la vida como puede. Además por lo que describes es un "trabajo" que domina.

Sol dijo...

Primera vez por el blog... me encantó lo del abrazo en verano invadido por el silencio y el frio.
te sigo leyendo...

dieciseissobresviaoral dijo...

Que bien está el relato, me encantó sobretodo la frase final, y lo de "testículos aún sangrantes"...jajaja, eres grande, tio!


Un saludo!

Brida dijo...

Donato, esta vivo usted?

portenita dijo...

No es justo, hoy es domingo y no actualizaste.

Ahora cómo se supone que tengo que ir a trabajar mañana?...

Pea dijo...

Gracias por anotar esos datos ... no tenía idea de que se trataba, en una de esas en Chile tambien exista algo asi, ¡es más! ... podria incluso llamarse asi, pero no he salido muy bien al mundo como para enterarme.
Hace poco volví de un viaje larguisimo en carretera con un tío, haciamos paradas en las gasolineras, tomabamos café o té y hablabamos ... entonces miraba a la gente atras del mostrador pensando que quizas podrian tener un blog donde mi conversacion está siendo leida por algunos externos.
Sobre la anciana, nose ... la mayoria del tiempo me es indiferente la gente que pasa por las mesas vendiendo cosas, no me gusta eso de mi, creo que deberia humanisarme un poco, a veces en las que me da una pena gigante esa gente ... me da rabia, me da todo. Eso me pasa con esa gente ... absolutamente todo.
Saludos ... gracias de nuevo por ayudarme a entender.

humo dijo...

¿Qué pasó ayer, amigo?

Post Modern Girl dijo...

es algo muy muy tipico de todos los lugares de este mundo (creo), donde yo vivo, hay (o habia) una señora que vende (o vendia) brujitas de los distintos equipos de futbol...Es increible como insiste e insiste.
No se si es poder argumentativo o el propio hartazgo u odio el que te hace comprarle algo.
Pero de todos modos, la viejita cumple su proposito.
Que le compres algo.

yamilmatias dijo...

como esta la encuesta!!! esta que arde!!!

yamilmatias dijo...

como esta la encuesta!!! esta que arde!!!

matlop dijo...

hola donato!, no solo la viejita trabaja para el diablo...jaja!


un abrazo grande
M

malvisto dijo...

¿... y finalmente que habrá detrás de esa imperturbabiidad: de vender, y de quere negar a toda costa?

Gracias, por la visita.

Berrysand dijo...

y???????????????????????? anda bien????











ya es lunes...aviso :P

Melisa Carina dijo...

hey don! tenia que postear ayer.
lo espere con ansias y ya es lunes .
:)

AndyLover dijo...

Muy bueno tu blog!

que paso q no actualizaste ayer?
saludos,
AndyL

Donato dijo...

¡Muchas gracias a todos por tantos comentarios! La verdad que no lo puedo creer.
Perdón por la demora. Se debió a que ayer no me anduvo la conexión en mi casa y tuve que escribir hoy otra historia, entre puchito y puchito.
Gracias.

Mensajero dijo...

Donato...¿le compran?

Anónimo dijo...

Si es por la zona de Palermo, cerca de scalabrini, una vieja de rodete.. Debe ser la pobre mina a la que su hija lleva a bares, boliches, etc a cualquier hora de la madrugada... y la espera en la esquina a ver cuantas flores vendio. Bastante lejos de parecerse al diablo creo...