miércoles, 23 de enero de 2008

Epa.

–Epa.
Ella entrecierra los ojos. –¿Cómo?- me dice.
Su voz. Su voz intimidaría a un amanecer. –¿Cómo…?- repito. Es la última palabra que escuché y es la única que recuerdo. Mi vocabulario entero ha desaparecido de mi mente. Todo, de hecho, ha desaparecido de mi mente. Tan sólo existe ella; ella, su mirada y su perfume. Y aquella palabra que acaba de pronunciar, desplegándose, solitaria, en mi lengua. –¿Cómo…?- insisto, creyendo que si repito algo que estuvo en su boca podré sentir sus labios en los míos.
Ella, mi amor nunca anunciado, busca en su cartera. –Si tenés pastillas de frutilla.- aclara.
–Te amo.
–No se lo voy a decir.- le retruco, por lo bajo, al diminuto viejo chusma sobre mi hombro.
Él me pega un bastonacito en la nuca. –Te amo, ¡decíselo!
–Pastillas de frutilla.- reitero, mientras las señalo como un cavernícola aún no acostumbrado a nombrar un objeto.
Ella me paga. Nuestros dedos se rozan, apenas. Y en un instante de un centímetro de pieles que llegan a tocarse creo adivinar suavidad, bondad y elegancia. Ella, ajena al descubrimiento que me hacer vibrar enteramente, guarda las pastillas en la cartera y vuelve a la mesita con el pelotudo de turno.
El diminuto viejo chusma sobre mi hombro me da un bastonacito en la nuca. –Quien se atraganta de silencio no llega a ningún lado.- observa.
Lo miro. Lo miro detenidamente. –¿Quién sos vos para dar consejos?- retruco- ¿Cuán lejos llegaste para estar parado sobre el hombro de un cobarde en el barcito de una YPF a las tres de la mañana?
El viejo lleva la punta de su bastoncito a sus labios y los golpea, apenas, como instándolos a pronunciar la respuesta apropiada. Pero pronto lo baja, se apoya sobre el mismo, y me la señala con la mirada. –¿No pensás hablarle?- desvía.
No le contesto. Porque él sabe que sí, que pensé en hablarle. Él sabe que mientras la miro desde el mostrador pensé miles de conversaciones elocuentes, de confesiones y piropos elegantes y entrelazados como si bailaran el tango. Pensé en cómo se sentiría besarla, en cómo se sentiría abrazarla muy fuerte, susurrándole al oído que no se vaya, que se quede a mi lado. Pero estas fantasías se desvanecen con la agonía de aquel que sueña a la mujer ideal y no la encuentra a su lado cuando despierta.
–Nadie construye un puente con sólo imaginárselo.
Miro al viejito chusma sobre mi hombro. –¿Estás leyendo libros de autoayuda?- le pregunto.
Me pega otro bastonacito en la nuca. –Escuchá, maleducado. Para la gentucha como vos es más fácil angustiarte con la lejanía de un beso que con la cercanía de una negativa. Entonces te quedás, cómodo en tu cobardía, añorando un beso por el cual nunca te esforzaste.
–Pero—
–¡Pero nada, señorito!- interrumpe el viejo, tras otro bastonacito en mi nuca- A veces la vida te clava la mano acá, acá adentro- me dice, golpeándome con el bastón en el pecho- y hurga, hurga, como una vieja buscando un tomate bueno.- compara, con una sonrisa en su rostro. Se pasa la lengua por los labios. –El tímido como vos- continúa- se queda con la incomodidad de tener una mano enterrada en el pecho. Y se la pasa así. Por más que le resulte difícil abotonarse una camisa. El tipo se la pasa así. Pero el que se arriesga está dispuesto a apostarlo todo y que la vida saque la mano de su pecho, llevando consigo lo que tenga que llevar. Y, no sé vos, pero para mí esa mujer merece arriesgarse por ella.
Lo miro. –Estás leyendo libros de autoayuda.
El viejo va a pegarme un bastonacito en la nuca cuando se detiene. Sigo su mirada. Y ahí está. Ella. Viene de nuevo al mostrador. –Pastillas de frutilla.- pide.
Una multitud de piropos y chistes y observaciones jocosas corre hacia mi garganta. Atascadas en mi timidez, apenas tres palabras logran salir. –Pastillas de frutilla.- repito.
–Nadie come tantas pastillas de frutilla en tan poco tiempo.- observa el viejito chusma de mi hombro- Es su excusa para hablarte.
Ella me paga. Yo le cobro. Otra vez aquel diminuto roce que despliega un cosquilleo por toda mi espalda. El cosquilleo sube por mi espalda, sube hasta mi cuello para darle, desde adentro, una patada a mi boca. –Eh… disculpá.- balbuceo.
–¿Sí?- dice, delicada, como si su voz bailara ballet en el aire.
Trago saliva. –Siempre te veo acá y no sé tu nombre y—
–Cecilia.- interrumpe.
–Cecilia.
Sonríe. –Cecilia.
–Cecilia.
El viejito me da un bastonacito en la nuca. –Tu nombre, decíle tu—
–Donato.- me adelanto.
–Donato.- repite.
–Donato.- reitero.
Ella levanta las cejas, contrayendo sus labios. Yo paso mi mano por el mostrador, mientras me maldigo por el mutismo que me puebla. Ella encoje sus hombros y, muy de a poco, se da vuelta. Vuelve hasta su mesita.
El viejo me da un bastonacito en la nuca. –¿A eso le llamás una conversación inundada de piropos elegantes y entrelazados, como si bailaran el tango? Eso fue una charlita fugaz nomás.
La miro. Me sonríe. Le devuelvo la sonrisa. –Cuando se desea como deseo no hay nada fugaz.

87 comentarios:

::: c o s m o n a u t a f l o ::: dijo...

Relato encantador...¿y cómo sigue?

Max dijo...

y es asi nomas Donato, la presencia de la mujer amada no solo nos quita el aliento, tambien a veces nos roba todas las palabras

Saludos

Cecilia Fernandez dijo...

mmmm Primera y Contenta. Primera por estar atenta y contenta porque se llama igual que yo la chica que te gusta...Lastima que yo viva tan lejos, lastima que no haya ypf en mi ciudad,lastima que yo no suela comprar pastillas de frutilla, porque sino podría creer que era yo.En fin, me encantó este post...=) Me encanta llamarme Cecilia... saluditos

Fer dijo...

Todos tenemos un viejito en el hombro con el que renegar

Cecilia Fernandez dijo...

ufa... cuando empecé a escribir no había nadie... bueno no importa seré tercera nomás

Stella dijo...

Ese viejito tuyo tiene razon, animate!
Bué, al menos tu sueño ya tiene nombre!!

Me encantó
Muy bueno!

Smarty Pants dijo...

es verdad que cuando uno desea algo de esa manera, aún el momento más efímero parece eterno, y tiempo después se convierte en un lugar feliz al que volvemos cada tanto, cada tragedia.

qué lindo...

me gustó su historia.

saludos!

anonima dijo...

me encanto!!!!!! yo si alguien me escribe algo asi, me caso, de una!
fantasticos tus relatos!
te admiro
un saludo!!

joAco dijo...

"todos los viajes empiezan con paso"

el viejito en mi hombro no lee libros de autoayuda, los escribe.
y entonces me dice "sufrir es un viaje que vale la pena realizar" y "sufrir por amor es lo más noble que un hombre puede hacer"

Ludwig dijo...

Me ha encantado.
El viejo es fantástico.
¿Se llamará Pepito Grillo?.

Un saludo desde España.

Luis

Ely dijo...

bueno ahora ya tenemos el principio de la novela... jeje... animo, paciencia, momentos oportunos...

rossana dijo...

Admirable! Disfruté tanto que ni el monitor a media luz , ni nada pudieron distraerme. Me reí sola cuando Donato le dice lo de los libros de autoayuda. Pero lo que el viejo dice tiene otro fuste que no tienen esos textos. Y el final! Eso de que la sonrisa prometa lo que las palabras no podían decir. Me fascinó. Esto es adictivo. Uno quiere más y más. Salud!

Arcángel Mirón dijo...

Se augura un buen futuro. Conocer su nombre es importante: ya tiene identidad.

(Nadie come tantas pastillas de frutilla...).

pulga atómica dijo...

que se beeeeeeeesen! que se beeeeeeeeesen!!

(parezco de 2do grado)

Raul Ezequiel dijo...

El primer paso ya esta...

Es increible como el silencio nos puede hacer perder muchas veces tantas oportunidades que se presentan...

Un abrazo...

soy histerica y que ? dijo...

y???????????, como sigue????????, no me digas que es una historia con final abierto, porque no lo puedo soportar,jajajaj


saludos

histericos más que nunca

ERICA dijo...

yo también tengo un viejito en el hombro pero se la pasa durmiendo...
Saludos, fenomenal lo suyo.

anonima dijo...

ellos esperan ansiosos el pernocte
yo espero ansiosa tus historias!

ANIMAL dijo...

Al menos sabes como se llama!

Brida dijo...

A veces prefiero el silencio y el clima que se genera en la distancia que hay entre una mirada y otra.

Pero esta bien...a veces esta bien hablar. Yo no suelo hablar demasiado y por eso entiendo a Donato, es timido, pero tiene el corazón en la mano, siempre.

=)

Chechu del viejo San Telmo dijo...

"Cuando se desea como deseo, no hay nada fugaz"... de ahi salió una sonrisa muda (de esas que dicen mucho) en mi boca...
Beso

Silvina dijo...

"Para la gentucha como vos es más fácil angustiarte con la lejanía de un beso que con la cercanía de una negativa"

aahh...quisiera tener un viejito que me ande dando bastonacitos así dejo de ser tann tímida...

me encantó esa frase.


me encanta el blog.


saludos

SUSANA dijo...

Donato...ese álter ego es prodigioso.
Lo sigo disfrutando.

el gran pablinew dijo...

Muy buen relato, las cecilias tienen ese encanto indescriptible.

Barbiechik dijo...

Me encanta como escribís!!! Las metáforas que usas me hacen sentir cada palabra como si pudiera palpar cada sensación que describís.

Saludos!

Melisa Carina dijo...

me paso algo parecido :O
con un cliente, askjksa
pero yo no soy timida. es mas
soy bastante charlatana.
(igual no lo soy en el trabajo, sino con mis amistades)
lo vi y me quede muda.
entiendo que tiene como 15 anios mas que yo, pero no importa.
ahora tienen otro enfoque tus escritos, tienen mas que ver con el narrador.
me gusta me gusta...

Anónimo dijo...

Sublime!
Yo quieeero!!! yo quiero eso!
Porque estas cosas solo pasan en peliculas o muy buenos relatos? =(

Post Modern Girl dijo...

que lindo nombre que tiene Cecilia...Como la cancion.
Hermoso el relato.

Jean Paul dijo...

Bien bienh. Maestro. Ojalá todos pudieramos transformar nuestra vida cotidiana y nuestro trabajo en poesía como hace vocè. ¿Y preguntan como continúa, o lo comparan.. o preguntan si ocurrió? Para mi es anecdótico.

Ana Ortiz dijo...

Me encantó, y la forma de relatar el vago acercamiento.
Donato, creo que alguien en algún lugar lo ama, no sé, pero ya ha empezado a mostrar un poco de celos.

Naimad dijo...

Para recorrer un camino, corto o largo, igual hay que dar siempre un primer paso...
Bien ahí. Cada cual su tiempo, el viejo que se curta.

yamilmatias dijo...

excelente.. como siempre.. por un touch se empieza...
saludos


yamil

Cecilia dijo...

Otra Cecilia en el horizonte!

Sacate la timidez xq si seguís así te la va a llevar "el Feo" xq él si que habla.

Aplaudo su diálogo con su pepe grillo. EXcelente!

Saludos!

Wonder woman dijo...

Donato, me encantó en serio.
Por un momentos, sentí celos de Cecilia. Qué suerte la de la mujer esa, poder despertar tremendos sentimientos...
Y de todas las frases lindas que escribiste, me encantó: "Quien se atraganta de silencio no llega a ningún lado". Es la pura verdad... ¿cómo voy a imaginar lo que pensás si me cuesta interprertar lo que me decís?

Rockero Hi Fi dijo...

Muchas pastillas de frutilla para una sola noche amigo mío.

Lucía Foos dijo...

Pero qué Pepe Grillo más original que tiene usted, Donato. El mío, en cambio, se parece más a una niña de seis años y ojos grandes que ve mucha televisión.

¡Falta tanto para el domingo...!

portenita dijo...

Las palabras de un hombre enamorado siempre acarician el corazón de las chicas solas, y esconden una lágrima de pena por no poder oírlas para nosotras...

Su comentario fue una alegría inesperada, Donato. Todo un honor que usted lea (y en cima disfrute!) mis secretos.

Poéticamente Insurrecto dijo...

Excelente, de verdad que excelente... ese soliloquio lo he mantenido tantas veces dentro, que es casi curativo encontrarlo fuera.

Solo agrego: "Cómo duelen esos pelotudos de turno!"

Gracias por tu visita, Donato.

el Cerdo sin galera dijo...

El tema con el viejo chusma, está un poco de más, me parece. En todo caso, no es un viejo, es la opinión de los amigos que todos hemos incorporado, en éste caso figurado en un 'qué dirán?' positivo.
En fin, me gustó, un abrazo.

-La Señora de Cinamomo- dijo...

Muy bueno! Qué cosas tan ciertas, Por momentos sentí como si el viejito me estuviera pegando a mí.
Gracias por pasarte por mi blog. Yo estaré seguido por acá tambien!

Saluetes!

-Sole-

Brisa de Amor dijo...

Dicen que soñar no cuesta nada! el asunto es despertar a la realidad! jajajaja

Ahora es el carnaval y la hora de llegar a Gualeguaychu!!!

besitos

andylover dijo...

Cuando se desea como deseo, no hay nada fugaz!!!!!!!!!!!

nada es fugaz nada es insignificante, cuanta verdad!!

ame tu fraseeee

besos

Mar dijo...

Epa.
"...es más fácil angustiarte con la lejanía de un beso que con la cercanía de una negativa. Entonces te quedás, cómodo en tu cobardía, añorando un beso por el cual nunca te esforzaste."
Qué tremendamente cobardes somos a veces.

Berrysand dijo...

Yo le digo al viejito del bastoncito que no entiende, que si se atragantan las palabras es porque así es más especial y duradero y porque de esa manera las cosas se alargan en ilusión...es de entenderlo al pobre viejito ...a él no le queda tanta vida no?


saludos!

carlota dijo...

Hola, Donato; gracias por tu visita...vaya con el viejito, tendrás la nuca morada ya...pero tiene toda la razón del mundo: hay que arriesgarse, siempre...no quedarte con la duda de lo que podía haber sido y no fue. Un abrazo.

Natu dijo...

Me encantó como siempre tu relato!!que esperas para jugartela??!!!
un beso

humo dijo...

¡Bien!
Por algo empezamos.
Una cosa es la timidez y otra arrancarse por peteneras sin más.

(¿Qué pasa? Si usted puede usar esos modismos que me obligan a leerle despacio y buscar en el diccionario, yo también puedo, pero aclaro: las peteneras son un baile y un cante flamencos).

Mariposa... dijo...

Hay que lindo!!!! me hacès recordar a un enamorado mìo de una ypf de lomas, su sonrisa màs bella cuando hiba a comprar, sabìa mis gustos, y se ponìa nervioso, sabès, no aparecì mas....
despuès quiero ver còmo sigue tu historia...jeje

y los chicos por la pc estàn castigados.les saque el celular.a la madre mentiras...hmmmm

besos!

irene dijo...

¡Cuántas cosas se piensan decir!, ¡cuántas cosas se piensan hacer! y que pocas se hacen; por cobardía, por inseguridad, por miedo...
Y ni siquiera teniendo un viejecito en el hombro, se logra cruzar esa barrera. El amor, a veces, te atenaza.
Millones de personas pueden verse reflejadas en ese camarero.
Preciosos relatos.
Un abrazo.

Angie dijo...

to be continued...

quiero mas!!!

bablgam dijo...

excelente! cuanto me gustó!
mas ahora que vengo llegando de buenos aires y pasé por varios barcitos de ypf's

;)

Leo_SCI dijo...

Si lo ves de nuevo al feo preguntale que le hubiera dicho je

Miss Betty dijo...

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!!.........(suspiro)

Una ternura, Donato...

Ayoween dijo...

Excelente relato, Donato.
Un placer leerte.
Un abrazo.

Ex-periencia RUBIA dijo...

¨Cuando se desea como deseo no hay nada fugaz¨

Que gran verdad!

Saludos

Sand dijo...

Hay Dios mío... casi lloro de la emoción... Qué lindo texto, que linda historia que.... Yo también soy así de cobarde, aissss


Saluditos

flavia dijo...

y le hablaste nomás!!!!!

a riesgo de parecerme a mi vieja, te digo...no digas que no te avisé, eh?

hasta el domingo!

karen dijo...

Esas conciencias no ayudan solo estresan más....y a puro bastonazo, nadie....sin conversación, piropos ni tango pero al menos con un nombre....así que no todo está perdido.....

morelliana dijo...

Donato... ay! qué vergüenza me da! Pero te voy a decir lo mismo que le dije a Ana Ortiz en su blog: no hay manera de que pueda comentar seriamente si casi no me alcanza el tiempo para leerte como corresponde.
Así que apelaré a la impresora.. me pondré al día y volveré!

De todos modos... escribís fantástico. Me encanta... muy bueno.
Un beso
More

Chamoy dijo...

Che, Donato, se juntan con Wil a escribir? porque es sospechosamente parecido el estilo de escritura que tienen....
o nos estaremos morfando el cuento de que son dos personas diferentes y en realidad son la misma?
Encima el domingo no actualizaste y Wil el domingo tuvo que laburar....mmmmmm sospechosamente casual.

in the name of john dijo...

que perpicaz, chamoy!
....dios, hay cada boludo dando vuelta

chamoy dijo...

Che in the name of john.... no sabía que no se podía opinar libremente en un blog... disculpame, la próxima te pido que revises mi comentario a ver si estás de acuerdo. PANCHO!!!!

Ale dijo...

me encantan tus historias!

Donato dijo...

Chicos, chicos... no se peleen.

chamoy dijo...

En lugar de decir "...no mirá que estás equivocado por esta y esta razón..." se cae en el agravio gratuito. sólo indica una cosa esto: un pensamiento de simio!

qgl.- dijo...

sos un sarpado...

Silvina dijo...

yo sigo pasando por acá habiendo ya leído... pensando que voy a encontrar algo nuevo y no! no es domingo Silvina, no entendés?? No importa, esperaré el domingo releyendo y releyendo este post tan lindo.


Saludos

La Dueña dijo...

Me hiciste suspirar Donato, que enternecedor y romántico relato...Besos!

florecita dijo...

quiero que sea domingo!

Ex-periencia MOROCHA dijo...

50% SE ARREPINTIÓ Y 50% NO, SEGÚN LA ENCUESTA...QUE PAREJITA LA COSA

Solanye dijo...

El viejito del bastón que estaba en mi hombro,tenía mal humor,mal aliento,roncaba en mi oreja cuando dormía siesta y a veces se olvidaba de mi nombre,amén de los consejos errados que me dió y yo seguí. Por todas estas razones lo envié a un hogar de ancianos. Significa esto que mi vida ahora es un sistemático transitar por una cornisa y de las pocas cosas coherentes y acertadas que he hecho es descubrirle a Ud y seguir deleitándome con su blog. Un abrazo desde Uruguay.

Gaviota dijo...

Vaya... se parece mucho a una de mis historias enlazadas en mi pasado... y qué dificil resulta!
Supongo que el temor de realizar tu sueño y ver q no es como parecía... o de perder la cordura... o qué sé yo... y vaya ese viejito... yo no tengo viejito... tengo una niña gritona y vieras cómo grita a veces.
Gracias x tu aterrizaje, debo admitir que me gustó leerte.
Saludos saturnianos, espero pasar más a menudo.
=)

languidalombriz dijo...

Donato, mucho tiempo sin leerte, me puse al día, me gustaron en general, algunos más que otros. este en particular me pareció medio infantilongo. La verdad del feo y puchos y preservativos, muy buenos.

Un beso grande!!

Esteban dijo...

Éste tipo de relatos me gusta más.

Mucho más.

Felicitaciones de nuevo, como siempre.

el ex-centrico dr melody gordon dijo...

yo tendira que hacerle mas caso al viejo en mi hombro, pero creo que murió el otro dia por que ya no lo esucho, es que ya estba grande, tenia la presion alta y ocn esto del cambio de horario...

Celes dijo...

¿Puedo ir a esa YPF asi escribís algo tan lindo para mí?

Todavía no entiendo porqué hay gente así y yo jamás me los topé!

En fin.. Muy lindo lo que escribiste, cada vez me gusta más entrar a este blog

Saludos!

dieciseissobresviaoral dijo...

Me gustó mucho lo que dice el viejo del puño en el pecho...ese viejo/a cabrón siempre diciéndonos lo que tenemos que hacer! A veces consigo hacerla callar (en mi caso es mujer)pero cuando vuelve a hablar es el doble de hiriente que antes ;)


Un abrazo!

el tunel de mis piernas dijo...

Otra vez es domingo y otra vez no has posteado, Donato...

Cómo se supone que yo arranque la semana entonces?

EMPERADOR DE UNA MENTE SIN RECUERDOS dijo...

amigo, que hermoso post!! que lindo momento, me ha pasado muchas veces con una misma persona, y hoy,. tres años desp, te puedo decir que cada movimiento, gesto o palabra que hace o dice me hace estremecer, como lo describis, el simple toque de la piel, nuestras manos, es increible, se lo que se siente,

hermoso.

un saludo

Anónimo dijo...

y donde esta la actualizacion?? buuuuaaahh

Grace dijo...

Te devuelvo la gentileza, vos entraste a mi blog.
Donde estoy no tengo tiempo para leer tus historias, prometo hacerlo el fin de semana.
Había entrado a tu otro blog De corbatas y de escotes.
Te felicito por tu ingenio.

chamoy dijo...

Che Donato, te quedaste a dormir junto a Wil? ninguno actualizó, otra rara coincidencia.... jejeje

El Pollo dijo...

Seguirá?

Chancha dijo...

Qué bueno! qué placer leerlo. Tan redondo, tan perfecto. Me encanta.
Mi viejecito es un arterioeclerótico insoportable. No me tira una posta!

Anónimo dijo...

pq ponés que actualizas los domingos, si nunca lo haces?
me dejas con la intriga y encima me la paso todo el dia apretando el f5. mala la actitud

nennella dijo...

el viejito tiene razón.. y me encantaría tener uno cerca!

Novia de América dijo...

Ella sabe tu nombre y eso no es poco...

Ya puede escribirlo en una carpeta y tacharlo al segundo para que nadie lo sepa. Puede nombrarte en sueños o despierta. Puede escribir un poema y puede preguntar por vos con -al menos- una referencia cierta ¿Te parece poco?