lunes, 21 de enero de 2008

La mesita de los quinientos kilómetros.

Él revuelve el café y toma un sorbo breve. Deposita su mirada en la ventana, buscando tal vez desentenderse de su pareja. Pero el paisaje de la estación de servicio vacía con un empleado bostezando no le ofrece excusa alguna para capturar su atención. Entonces el hombre vuelve su mirada a su mujer y suspira. –¿Por qué tenés que insistir con eso?- desliza, fastidiado.
Ella recorre con sus manos, cuidadas y tersas, a la mesa. –Siento que acá, en esta mesita, hay quinientos kilómetros separándonos.
El hombre busca alrededor con la mirada y, al no encontrar ningún cartel que prohíba fumar, saca un cigarrillo. Lo prende, arrojando una pastosa bocanada de humo al aire. –Tengo la cabeza en otras cosas, no es nada.- niega, escueto en explicaciones.
La mujer toma un trago de su Coca Cola y deja el vaso de plástico sobre la mesa con una frialdad ártica. –Esta va a ser la última vez, ¿no?- insiste.
Otra bocanada. Esta vez, más extensa. Como si al prolongar un acto ínfimo pudiera lograr que se acorte el tiempo que los separa de las cuatro de la mañana. Y de esa discusión. –¿Por qué decís eso?
Ella, femenina en sus movimientos, agita su mano delicada en el aire para aguar al humo que se dirige hacia su bello rostro. –Es lo que siento.- sigue ella- Siento que me vas a dejar. Que vamos a hacer el amor por última vez y me vas a decir que esto ya fue mientras te vestís.
Él sonríe. –Esas cosas sólo pasan en los policiales negros.
–La realidad imita al arte.
El hombre mira alrededor, se levanta, agarra el cenicero de otra mesa y vuelve a sentarse. Deja el cigarrillo sobre el mismo. –Son las tres de la mañana de un sábado. Si bien es claro que no tenemos mucho de que conversar, ¿podríamos no hablar de nuestras carreras?
–Te convendría eso, ¿no?- retruca la mujer- Claro, si gracias a estudiar filosofía te puedo decir que mediante el sistema deductivo llegué a la conclusión que te encamás con la minita del corto ese que estás dirigiendo.
Él le da una pitada al cigarrillo, deslizando luego el humo entre sus labios. –No toda distancia se debe a terceros.- replica con el último aliento gris, ahogando el cigarrillo en el cenicero.
La mujer –hermosa, por cierto– se echa hacia atrás en la silla, pasando sus manos por los quinientos kilómetros de aquella mesita. Lo cual puede significar dos cosas: piensa apartarse de la conversación o piensa elevar su voz. –Claro, no se debe a terceros. Claro. ¡Porque en tu caso seguro que hay cuartas y quintas!- agranda, optando sin dudas por la opción de incluir a todos lo concurrentes del barcito en su conversación. Básico instinto ante el rechazo: la víctima, antes de consolidarse como tal, busca volver al victimario en víctima para privarse del dolor.
Él busca en el paquete de cigarrillos pero está vacío. Lo estruja en su mano. –No soy mujeriego.
–No. Sos un hijo de puta. Eso es lo que sos. ¡Un hijo de puta! ¡Más de la mitad de los contactos en tu teléfono son de minas!- grita, señalando al celular que está, vulnerable, en la mesita de los quinientos kilómetros al lado del cenicero aún humeante.
El hombre mira alrededor, recorriendo las miradas que tiene adheridas a su carne. –¿Sabés qué…?- dice, con la respiración agitada- ¿Sabés qué…?- repite, mientras mira alrededor y, de a poco, su respiración se tranquiliza- Sí. Es eso. Eso es lo que soy. Un hijo de puta.
La mujer se levanta, lentamente, evidenciando su por demás generosa anatomía y su buen gusto para vestirse. Puede defenestrarlo con salvajismo. Pero no. No. Se mantiene quieta, como una dama. Apenas lo demuele con la mirada y se va del barcito, en un silencio asfixiantemente contenido. El hombre camina tras ella. Pero no la sigue. Se detiene en el mostrador y me pide un paquete de cigarrillos.
Siento un pequeño bastonazo en mi nuca. Giro y sobre mi hombro tengo a un diminuto viejo chusma. –Preguntale qué le iba a decir después de ese ¿Sabés qué…?
–No.- contesto, por lo bajo.
Otro bastonacito. –Preguntale. Iba a decir algo más. Vos lo sabés. Él lo sabe.
–Si no abrió la boca es por algo.- insisto, mientras le cobro al hombre.
Otro bastonacito. –Quien contiene algo muere, por dentro, por desembucharlo.
–Gracias.- me dice el hombre.
–Disculpá…- se me escapa, tras otro bastonacito.
–¿Sí?- me pregunta él.
Me le acerco. –Perdón por la indiscreción, pero sentí que detrás de tu ¿Sabés qué…? iba a haber algo más. ¿Puede ser? Porque, y de nuevo perdón por la indiscreción, pero hay que tener mucha necesidad para andar engañando a una mina tan linda con esa.
Él sonríe. No sé si va a contestarme o hundirme su puño en mi cara. Pero sonríe. Sonríe y me la señala. –¿La ves?- me dice, mientras me la indica, aún en la estación ella, llamando a alguien en el celular para que seguramente la pase a buscar- Así como la ves, prolijita, linda y coqueta, tiene una insospechable obsesión por que la mee encima.
–¿Qué?
Él abre el paquete de cigarrillos y lleva uno a su boca. –Eso. Que le haga pis encima. La vuelve loca y me vuelve loco hasta que logro hacerlo.
–¿Y vos…?
–Algo, algo.- apuró él, incierto- Pero me costaba y la verdad que me dejaba medio mal.
La miro. Tan hermosa, tan frágil. Lo miro a él, mientras larga, rústico y sin cortesía, el humo en mi cara. La vuelvo a mirar. –No te lo puedo creer.
Él le da una pitada larga al cigarrillo. –Que ella se quede con la excusa de la mesita de los quinientos kilómetros y que todos acá se queden con que soy un hijo de puta.- distingue, golpeando apenas con sus nudillos al mostrador, para retirarse sin un adiós.
El diminuto viejo chusma en mi hombro se deleita con lo escuchado. –Cosa de no creer, ¿eh?- me dice, dándome un bastonacito en la nuca.
Paso un trapito por el mostrador. –Los cuerpos son surcados por los más insospechados deseos y miserias. Así estamos siempre a una mesita de quinientos kilómetros de distancia de cualquiera.
El viejo levanta su bastón al aire. –El mundo está loco. La dama que es perversa y el hijo de puta que es caballero.
–Así estamos siempre a una mesita de quinientos kilómetros de distancia de cualquiera.- reitero, mientras paso el trapito y la veo entrar al barcito. A ella. Ella. Mi amor imposible que ha vuelto a frecuentar el barcito con otro pelotudo.
El viejo me da un bastonacito en la nuca. –Vos dejá de buscar excusas para no hablarle.
–No. Yo sólo decía—
–Sólo decías que no decís.- interrumpe- El amor distante e ideal es facilismo. Así que cambiá esta mesita de quinientos kilómetros que hay entre ella y vos por un puñado de palabras o me voy a habitar el hombro de alguien que no sea un cobarde.
Ella viene hacia el mostrador, sola. El viejo me da un bastonacito en la nuca. Lo ignoro y la veo venir. Mi alma se atora en mi garganta. Pero sólo escapa una palabra, apenas una palabra, propia de mi niñez. –Epa.

84 comentarios:

Mar dijo...

Es así... las damas a veces no somos lo q parecemos.

Esteban dijo...

Ahí actualicé.

Y después leo, que estoy medio desactualizado con el anterior y tengo poco tiempo.

Donato dijo...

Nuevamente, perdón por la demora. Pero ayer la conexión no me andaba y tuve que escribir una nueva historia hoy, entre puchito y puchito.
Y perdón por la interminable extensión del relato.
Saludos.

Fer dijo...

Celebro la frase, tipicamente abstracta. irónica y absolutista que suelen escupirnos las mujeres: ¨la realidad imita el arte¨.

El caballero dejó de ser caballero al revelar una intimidad.

Excelente relato!

Raul Ezequiel dijo...

Muy buen relato.

Las mujeres son muchas veces el fiel reflejo de lo menos pensado por nosotros y guardan muchos mas asesinatos que cualquier asesino serial que jamas fue atrapado...

Nos vemos.

Cecilia Fernandez dijo...

Exteso, romántico y paradójico.
"El amor distante e ideal es facilismo." He aquí la mayor de las paradojas...

Hermoso ralato...
por cierto,En el comedor de casa tengo una mesa de 500km...

Me encantaría poder hacerte compañía en esa estación del corazón, quizás imaginariamente real...

Dib dijo...

definitivamente, las mujeres NUNCA son lo que parecen.
y los hombres solemos ser mucho menos de lo que parecemos, por otro lado.

Cri dijo...

Exelente con E mayuscula el relato, uno de los mejores blogs que conosco. aunque tengo que felicitarte por los textos anteriores que no habia tenido tiempo de postear "la verdad del feo" y "la viejita". muy buenos, son historias que todos conocemos pero nadie sabe relatarlas tan bien, debiste haberle pedido al feo que te diera algunos consejos.
en cuanto a la viejita, creo que lo de diablo le queda mejor... muy desgraciada, yo la echaria del local y no le haria caso al diablo si es que se llega a asomar. :)

Naimad dijo...

Así somos los seres humanos, muchas veces los lobos tienen piel de cordero, y viceversa...
Ahora... no soy un santo, pero... merlaa??? Vi mil veces esas cosas y me enteré de cosas peores, pero que tiene que sentir una persona para que pida por favor que la meen o la caguen? La pucha...

Janis but not Joplin dijo...

Donato querido,
Este ha sido lejos uno de los mejores posts del blog.
Se va formando la trama en la vida de este pequeño testigo de amores ajenos en esa YPF.
Coincido con Fer que es un gesto muy poco respetuoso el del caballero,al develar los deseos íntimos de esa mujer.
No quiero decir:"Son todos iguales" porque no es así,pero,en fin.
Y lo del viejo con el bastón,una imagen única,que te puedo decir!

Excelente,excelente,por favor más historias!

DMS dijo...

Muy buen relato!!

Impensable lo de esta mujer no? Uno prejuzga sobre una situación sin conocer absolutamente nada a los que la protagonizan.

Saludos!!

Stella dijo...

"...la víctima, antes de consolidarse como tal, busca volver al victimario en víctima para privarse del dolor...."

Ademas de cuentacuentos, es filósofo y sicólogo!

Sin querer ser chupamedias, muy bueno lo suyo!!

adivinador dijo...

Nada es lo que parece, claro. Pero ademàs nos parecen cosas tan distintas . Ese hombre que pretende salvar su imagen contando detalles de su relaciòn con la mujer que simplemente lo insultò y se fue...No es ahora definitivamente un hijo de puta?

Quiero decir: Como algo podria ser lo que parece, si el "parece" es tan debil, inestable, subjetivo.

katza dijo...

veo, estimado escritor, que has encontrado la excusa perfecta para seguir in situ, la historia personal.Porque las historias de cama, las que esperan el pernocte, no son infinitas.(o si?)Es usted un buen novelista.Podra usted hacer lo que quiera, en una oficina, en una YPF, bajo un puente o en medio del desierto.
Le deseo la publicacion en el menor tiempo posible.
En lo personal, y refiriendome al relato, la sola imagen de entablar una conversacion respecto de demandas diversas con mi pareja, hiere mi orgullo de tal forma que prefiero morir.Acuden a mi mente imagenes de mujeres reclamando, y hombres "soportando" pero n dando el brazo a torcer, condenando a estas a ser tildadas de locas, niñas o estupidas.Entonces siempre -siempre- opto por el silencio y el engaño,en el ultimo caso, el engaño mas artero: hermano, mejor amigo.Lo siento, pero no encuentro mas alivio que en la venganza.Tambien he tenido la costumbre de enfrentarlos.Actualmente solo opto por el silencio, mi cuerpo no esta en condiciones de salir a cazar ni una perdiz.Salud.

Lucía Foos dijo...

De cerca nadie es normal.

¿No?...

Feliz de leerte de regreso.

humo dijo...

Lucía Foos tiene razón: cuando miramos al prójimo con lupa...

Por otro lado, es inútil intentar el sexo con quien no coincide con nuestra forma de entenderlo. La mujer debería haberlo sabido tras la primera vez.

Y... En fin: que no es creíble ni que tú preguntaras ni que él respondiera pero, quién sabe, entre hombres y a esas horas, solo que yo, no sé, no me gusta.

Ely dijo...

mmmm
es lo q pasa con los estereotipos de victimas, la mujer fragil, el niño indefenso, el viejo abandonado... siempre detras hay mas que eso... un saludo!!!

rossana dijo...

Hoy recibí tu visita y estoy aquí. He leído este cuento que me pareció muy bueno.Veo gran dominio del ritmo narrativo. Si el cuento es largo,como dijiste más arriba, no se siente. Me encantó lo del viejito chusma, me parece un hallazgo que te permite mostrar el conflicto/los conflictos del personaje. Son dos historias dentro de un cuento. Y no se sienten separadas. Por eso entiendo a quien te dice que hay pasta de novelista. Me encantó esa palabra final, que lo vuelve un niño porque todo enamorado enceguecido se vuelve niño cuando se enfrenta a la mujer que ama. Vuelvo a visitarte en cuanto pueda. Esto está bueno.

Geoffrey Firmin dijo...

Delicado relato, querido Donato (perdoneme la involuntaria rima) Lo del facilismo del amor ideal roza la brillantez.
Abrazo cordial!

samm dijo...

exelente relatoo .. me encatoo
y gracias por pasarte por mi blog!
una sorpresa inesperada! jeje
me gusto la narracion! segue asi
un gustoo..
adios+

susana dijo...

Donato:...mi sufrido corazón virtual le vuelve a rendir sincero homenaje. 500 hurras!

Brida dijo...

aja

perversa la dama.
Y bueno...cada loco...


epa eh
profundo.

ignacio dijo...

no se cómo llegué acá, pero no puedo dejar de leer. felicitaciones.-

Ludwig dijo...

Una vez más - me he leído todo tu blog - debo quitarme el sombrero, maestro.
He disfrutado con el relato.
Puestos a aportar algo, tengo la sospecha de que el hombre mentía cuando contaba la "debilidad" de ella.
Por lo menos acá, en España, cuando una mujer nos deja, los hombres intentamos justificarnos criticándola a ella.
¿Será machismo?.

Un abrazo desde España.

Luis

olindabozan dijo...

cuánta pacatería... asustarse x un piyito!
peor hubiera sido q le gustara q le peguen

me gusto este cuento

Paloma dijo...

te recomiendo una peli, por si no la viste: kinsey. actúa liam neeson. es muy interesante para entender cómo el horizonte de gustos sexuales de las personas se extiende mucho más allá de sus apariencias. hay un momento en particular que es un ejemplo glorioso, te vas a dar cuenta.
muy bueno el relato, me gusta que se hayan ensamblado dos historias y que sea más visible la continuidad en la ypf.
gracias por pasarte; un placer pasar.
beso.

joAco dijo...

no, que hijo de puta!!!!
no podés mandarte un cuento tan bueno, y cuando uno está abierto a recibir un buen final, enganchar el 1° acto de otro cuento!!!
que hijo de puta!!!

Melisa Carina dijo...

que te tardaste en postear eh!
pero cuando lo hiciste, lo hiciste bien. Ya hay muchas felicitaciones, debes estar cansado.
Deberias escribir un libro flaco, en serio.
Y eso de las apariencias es verdad.
Yo parezco re agrandada con los tipos, avasallante. Pero en realidad soy re timida, al momento del cachetazo (no se si se entiende xD)
Y BUEN,
es asi,
no todo lo que brilla es oro,
vaya uno a saber lo que encuentra por la calle. Mas en esas circustancias!

irene dijo...

No entiendo ese empeño que tiene el ser humano en tratar de encadenar a alguien con el que no le une nada, ni amor, ni aficiones, ni gustos (sexuales o de cualquier otro tipo). Sólo tedio, aburrimiento.

No es de extrañar que, si se siente acorralado, pueda ser maligno, cruel, grosero...

También pienso que, a veces, pueden perderse grandes cosas por cobardía.

De todo se puede aprender. Errar es de humanos.

Bello relato. Un abrazo.

Sil.* dijo...

Bueno Donato, he encontrado cosas por demás interesantes. Es cierto que las mujeres tenemos una caja de Pandora escondida en algún rinconcito que mostramos de vez en cuando. También es cierto que los hombres no toleran un abandono femenino sin dejar su huella. Y es que así somos los humanos.
Me encantó tu historia, tu blog y también agradezco tu visita.
Continuemos leyéndonos!!

Besos
Sil.

-.Belu.- dijo...

muy bueno, muy bueno..
pero mirala vos a la flaca.. q enroscada=P
pobre tipo... me dio pena..
pero es así.. nunca quedamos como neutros.. o somos dios, o el diablo... y las minas normalmente al levantarnos e irnos dejándole la palabra en la boca a los hombres quedamos bien santas...

prejuicios...

en fin..
un beso donato.

Smarty Pants dijo...

epa.

qué buena historia.

me gustó más que todas.

no me esperaba la perversión de la mina, ni me lo hubiera imaginado.

Mensajero dijo...

Coincido con Fer y Adivinador.
El hombre no se comportó como un caballero.
Aunque ya que juzgamos, el escándalo público de la dama tampoco corresponde.
Me sorprende de todos modos que los gustos de la dama provoquen una general descalificación, no se la critica por su escándalo, sí por sus gustos.

lu! dijo...

hola! primera vez en el blog, me gustan mucho tus relatos!

seguire pasando

que tristeza cuando está esa mesa de 500 kms...

beso

::: c o s m o n a u t a f l o ::: dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
::: c o s m o n a u t a f l o ::: dijo...

Gracias por tan halagador comentario.
Hay que cambiar la mesita de los quinientos kilómetros por un puñado de palabras, de vez en cuando.
Saludos

Jóse dijo...

Buenísimo, che!
Saludos

Miss Betty dijo...

Epa?...jajaja, perdón, pero es graciosa!

Es verdad, muchos no somos lo que parecemos...pasa en todos lados.

Barbiechik dijo...

Hola!Gracias x tu comment, yo también adoré ese poema de L.G. Este blog no lo tenía, yo soy asidua del otro. Me encantó, así que voy a empezar a visitarlo también.

Kisses

B.C

andyvlover dijo...

muy bueno el relato,

los gustos sexuales no me parecen perversos, me parece mas perverso, levantar la voz y hacer escandalo en un bar, eso es patetico.

como decia la cancion de virus, 1000km de amor...

me encanta tu blog!!!!
saludos,
andrea

Anónimo dijo...

Ahhh parece que tus clientes necesitan el "touch Wilfredo". Un sobre con corazones podria arreglarlo todo! =)

Serena dijo...

Todos tenemos un lado escondido....

flavia dijo...

te estamos condenando entre todos, a trabajar por siempre en ese barcito...embrómese, usted nos enganchó, y encima se va superando con cada relato!!!

al comienzo del post, cuando ven que queda una hora y no tienen de qué hablar...no sé, pero se me ocurrió que estaban ahí, aferrándose al sexo, al parecer lo único que les quedaba...hasta tu vuelta de tuerca, claro...

un abrazo!

yamilmatias dijo...

muy buena historia... pero sobre gustos no hay nada escrito...

"Los cuerpos son surcados por los más insospechados deseos y miserias" no entendi bien a que te referias con lo de miserias...

creo que hay muchos tipos de fetiches, yo no soy de esos, pero se que los hay. Y hay que aceptarlos siempre y cuando a uno no lo imbolucren si no quiere.

pero bueno lo dejo a tu explicacion.

saludos Donato...

Como siempre...

Excelente

Yamil

yamilmatias dijo...

pd: el viejo, es como el diablito malo, pero de la intriga no? esos que aparecen en nuestros hombros... para decir lo que tenemos y no que hacer? jaja

Hôichi dijo...

gracias por la visita a mi blog susurrado

andylover dijo...

el viejo a veces es el diablo y a veces es un angel!!

Wonder woman dijo...

Me mató lo de la mesa de 500 km, será porque siempre lo he pensado. Esos objetos son los que, aunque de dimensiones pequeñas, representan las distancias más grandes y más difíciles de alcanzar.
Y sobre las mujeres, las apariencias engañan, los preconceptos sorprenden... ¿cómo debe ser una mina que le gusta esa práctica? Fea? Sucia? Con dientes negros? Ay los hombres...

Ana Ortiz dijo...

No se tu nombre verdadero y no sé si te dedicas profesionalmente a escribir, pero me doy cuenta que sos un gran observador de las miserias y las grandezas humanas y podes plasmarlar con gran belleza.
Me parece que estas creando un estil en los que respecta a que tus personajes oyen voces: o de viejitos, o de tangueros, o de diablos. Como en otra época en algunos dibus se le aparecía al protagonista un angel o demonio como conciencia.
Pero lo q a mi me pasa cuando leo a Wilfredo Rosas o ad Donato, es q me parece q me está narrando la misma voz, un poco más filosofic este kiosquer y más agrio el oficinista. Tendrías que despegarte aun más de ellos y hacerlos hablar x si solos.
Saludos

Ana Ortiz dijo...

Perdon, este teclado anda cuando se le da la ganas.
Besos

Rubia Lulú dijo...

Qué buen relato, muy visual.

Malamadre dijo...

Donato:
Y cómo no todo lo que brilla es oro (y en eso estamos todos de acuerdo) es absolutamente posible que en realidad tu personaje sea un verdadero hijo de puta y la dama sólo eso... una dama. Que la historia de la perversión femenina no sea más que una excusa para que el orgullo masculino del abandonado quede sin heridas, no te olvides que hablan entre hombres.
Agradecida.
Malamadre.

Jean Paul dijo...

Es muy grosso lo suyo. Empieza parecido y termina tan diferente y sorprendente. ¿Que comés Donato?
Es como leer un libro de cuentos de a poco.
Así tenía razón Bruno. La teníamos en el blog y ya había leído y comentario algo.
¿Porque no nos juntamos y vamos a patear la puerta de alguna editora?...
Mientras, Me parece que publicaré una novela en el blog: jeanpauldesastre.blogspot.com

Natu dijo...

Excelente relato,me quedaron unas cuantas y muy buenas frases que valen la pena recordar!Muy bueno lo tuyo!besos

Arcángel Mirón dijo...

La intimidad de cada individuo es un mundo lleno de claroscuros.

(Yo querría haber escuchado también a ella, que me diga qué le gusta a él).

Me encantó tu blog, Donato. Y tu nombre también.

Un abrazo.

John Nick dijo...

¿Que es ser un hijo de puta o un caballero... cual es la realidad o la normalidad, vista desde los ojos de un bastonacito? Quizas lo unico que posiblemente impere en el reino de las utopías es un "epa", aunque suene perverso. Slds estimado,

serafin dijo...

tus historias son muy buenas, ese tipo de trabajos son los mejores para dar rienda a la imaginación. Por suerte, los he experimentado.

saludos!

morella dijo...

buenísima historia, insospechado desenlace.

soy histerica y que ? dijo...

E-X-C-E-L-E-N-T-E!!!!!!
ME ENCANTO! QUE BIEN ESCRIBIS!!!, ME HICISTE ACORDAR A UN CUENTO QUE ESCRIBI HACE UN TIEMPO ATRÁS, TAL VEZ ALGÚN DÍA LO PUBLIQUE, VA A QUEDAR UN POCO DESENTONADO CON LA TEMATICA DE MI BLOG, PERO BUENO,JAJAAJ.

TE FELICITO DE NUEVO, ESTARE PASANDO SEGUIDO POR ACA, PARA DELEITAR MIS OJOS CON SUS PALABRAS!!

GRACIAS POR PASAR POR MI BLOG, TE ANOTO PREFERIDO, JAJA, A ESTE PASO CREO QUE ME VOY A LLENAR DE LINKS, ESTAN MUY BUENOS TODOS LOS QUE MIRO! :)

SALUDOS HISTERICOS

ERICA dijo...

Genial, amigo!! Me encantó. Pasaré nuevamente a ver todo el blog.
saludos!

Bruno dijo...

Que mina hincha pelota!

Me gustó mucho lo de la "mesa de los 500 km"

Abrazo!

Nadie dijo...

¡Muy bueno! ¡Que bien definidos los personajes!
Me encantó el viejito sobre el hombro, al estilo Pepe Grillo.

No me quiero perder el capítulo siguiente del amor cobarde. Epa ¿no le gustó la definición? Perdón, Donato.

marcelo dijo...

no todos somos lo que aparentamos.
exelente el relato

Esteban dijo...

Gustó.

Y mucho, creo que el que más me gustó de todos. O uno de los.

Y más que nada el final, trayéndonos, además de las historias ajenas, SU vida propia.
La verdad, felicito.

anonima dijo...

excelente! adoro tus relatos!

no tan iguales dijo...

Casi sentí empatía por ella cuando la creí engañada. Al final, el caballero me conmovió.
Espero el relato de lo que pasó después del lacónico "epa".

pecesplanos dijo...

Maravilloso, Donato, como es costumbre.
Las puertas de mi blog están abiertas 24hs.Saludos.

Little Butterfly dijo...

Me sumo a Notan, quiero saber acerca de su amor prohibido.

Berrysand dijo...

Don Donato, alguna apreciación de la encuesta?

Cambalache emocional dijo...

Donato, increíble tu forma de narrar los hechos. Super atrapante.
Para el sexo no hay reglas, o si?...vaya uno a saber. Eso del pis no me atrae...

Saludos

CARLOTA dijo...

Wow...
Donato, querido, no dejás de sorprenderme y (¿por qué negarlo?), atraparme con cada uno de tus relatos.
Una vez más, mis más sinceras felicitaciones.
No sé si entrar en la discusión banal, para intentar decidir si el muchacho fue caballero o no al revelar un secreto tan íntimo de su pareja, o si ella misma es una dama o no, por no decir todo aquello que debería haber dicho.
Creo que deberíamos concentrarnos en averiguar, qué tanto importan las apariencias, o qué tan diplomáticos debemos ser...
Creo fehacientemente, que deberíamos liberarnos de los paradigmas que nos indican qué características hacen a una dama o a un caballero.
Porque, de una forma u otra, lo único que logramos con ello es reprimirnos.
¿Por qué no gritar cuando se siente ira?
¿Por qué no llorar cuando se siente dolor?
¿Por qué no explicar qué es lo que nos desagrada de otras personas?
¿Por qué no pedir ayuda cuando se la necesita?
A veces, evitando ser hirientes, perdemos honestidad, y al perderla, nos volvemos un tanto huérfanos de personalidad. Simplemente, nos convertimos en lo que deberíamos ser, y no en lo que somos.
Saludos Carlovingios!

Calíope dijo...

Me fascinó! gran historia, GRAN final. Esas inexplicables manías y las apariencias que nos ciegan.
Eso si, debo deducir que a usted lo estimulan los bastonazos? :P

Tiene un gran talento para describir emociones. Cuénteme entre sus fans.

besos

Meche dijo...

Che, voy a pasar inadvertida, muchos comentarios y no voy a decir algo interesante.
(Válgame...!)
Como sea, bastante confianza le tenía la mujer como para pedirle que la mee, pero no la suficiente como para decirle que la engaña.
Por qué siempre hablás con los hombres de la pareja? Las mujeres son muy tímidas, o hay cierto compinchismo masculino?
Puede ser que en algún punto, algunos relatos hayan sido presentaciones de personajes? Parecen ser correlativos, o volverse...
Seguiré leyendo, como siempre.

Saludos, y buena vida :)

Rockero Hi Fi dijo...

Me gustó mucho, pero vamos... si estaba tan buena la mina, que le hacía al caballero orinarla de vez en cuando?

Abrazo.

nalizador de encuestas dijo...

Què curiosa esa encuesta empatada, no?

Me parece que el 50% que se arrepintiò son las mujeres

La otra mitad son hombres, que nunca se arrepienten, porque no reflexionan sobre esas cosas.

Melisa Carina dijo...

para el analizador(a)
los hombres tambien se arrepienten.
solo que no son lo suficiente hombres para admitirlo.

Gracias por pasar de nuevo por el blog, y a ver una continuacion del epa, que ya es miercoles che!

buenas vibras donato (Y)

Post Modern Girl dijo...

ufff...esos secretos!!!

La Dueña dijo...

como siempre tus relatos atrapantes del principio a fin...me saco el sombrero ante ud.

Celes dijo...

Las apariencias engañan dicen, no?
Me encanta como escribis, no voy a dejar de escribirlo.

Ya me voy a leer el otro posteo que parece viene interesante
Saludos!

Anónimo dijo...

me encanta!!!!!

nennella dijo...

me angustié poniéndome en la piel de ella.. claro.. hasta que hablaste con él!

Novia de América dijo...

Me actualizo de pernoctes...

Dama y perversa no son antónimos.

Yo me considero bastante femenina, sin embargo tengo demasadias perversiones (no sólo la misma que esa damita que lo dejó al supesto caballero/hijodeputa, que tampoco son antónimos... bien podría ser las dos cosas).

Anónimo dijo...

Birkin HandbagsBirkin BagsBags Hermes quun Replica Hermes2013 Hermes Handbags cvny

Anónimo dijo...

http://www.dolabuy.com/celine-bags.htm celine handbags 2013 louis vuitton original website whistle hermes belt online outlet hermes belt kit 32mm rolling luggage extinguisher louis vuitton handbags replica cheap authentic louis vuitton eluxury handbags men winter scarves misapprehend [url=http://www.dolabuy.com/celine-bags.htm]celine handbag[/url]